5 Razones por las cuales los emprendimientos no terminan bien.


Iniciar un emprendimiento nunca es fácil, pero tampoco imposible.  Muchos de los emprendimientos terminan mal por diferentes razones.  Hay que tener una mezcla entre creatividad, financiamiento, conocimiento, perseverancia y suerte para que todo salga bien.  Enumeramos aquí algunas de las razones más comunes por las cuales un emprendimiento no resulta como debería ser.

Rumbo equivocado.

 

Muchos de los emprendedores comienzan un emprendimiento sin tener un rumbo perfectamente definido.  Esto es, sin tener muy claro el objetivo que deseamos alcanzar.  De esta forma, empezamos un negocio que luego se va transformando en otra cosa completamente diferente.  Hay que clarificar muy bien nuestros objetivos y la ruta por la cual vamos a alcanzar estos objetivos, antes de iniciar nuestro emprendimiento.

Mala idea o producto o servicio

Muchas veces creemos que nuestras ideas son las mejores del mundo, y no consideramos nuestras propias limitantes, tanto de conocimiento, como geográficas.  Lo mejor antes de realizar un emprendimiento es investigar cuanto podamos, buscar en internet, preguntar a amigos y familiares y analizar todo lo que nos puedan decir al respecto.  Un dato a considerar es que entre más novedosa la idea, menor cantidad de competencia tendremos.  Bajo esta premisa, toda idea tendrá algún nivel de competencia, y por supuesto, entre más competencia exista, mayor dificultad tendremos para llevar a cabo nuestro emprendimiento.  Esto no significa que no lo podamos lograr, sólo significa que nos costará más.

Poca información

En la misma línea del tema anterior, la falta de información puede arruinar nuestro emprendimiento. Muchas veces creemos que no tenemos competencia, pero la verdad es que todo lo que emprendemos tendrá algún nivel de competencia.  Ya sea directa, porque otra empresa ofrece lo mismo, o indirecta, porque lo que ofrecemos solucionar, ya se soluciona de otra forma.
No basta sólo con conocer nuestro producto o servicio, también debemos conocer a nuestros competidores, como trabajan, donde están, cuál es su estrategia de mercadeo, cuán solidos son, y cuánto tiempo tienen de estar, Etc.
Entre más competencia tenga nuestro emprendimiento, mayor conocimiento tenemos que tener de nuestro sistema de producción o nuestra habilidad para ofrecer un servicio, y los costos muy bien definidos, ya que para poder competir, tendremos que ajustar muy bien nuestros presupuestos, y nuestra utilidad.

Problemas financieros.

Otro gran problema que enfrentan los emprendimientos, suele ser un problema financiero.  Y no solamente por el acceso al capital.  Si no tenemos un plan de negocios perfectamente definido y estudiado, no podemos presentarnos a los posibles financistas con una idea clara de nuestro emprendimiento.
Por otro lado, si aún con un buen plan de negocios estructurado no logramos conseguir el dinero para llevarlo a cabo, habría que analizar fríamente, realmente que tan viable será nuestro emprendimiento, que ven los otros que yo no puedo ver, e incluso podría ser que la idea y el planteamiento no sean del todo malo, pero:  Que tan confiable seré yo ante los ojos de los demás, para llevar a cabo el emprendimiento?

  

Poco o Ningún mercadeo

Por último, muchas veces cuando iniciamos un emprendimiento, pretendemos que nuestros clientes potenciales y nuestros prospectos nos conozcan como por arte de magia.  No hay un plan definido de mercadeo, no hay una inversión clara en el mismo, y desde el inicio, se debe proyectar cuál debe ser nuestra inversión en mercadeo y publidicad, para que nuestros clientes nos conozcan.
En futuras publicaciones analizaremos los pasos para llevar a buen puerto un emprendimiento, los aspectos que hay que investigar y el trabajo que hay que realizar previo al empezar a trabajar, de forma tal que tenga usted una ruta delimitada por donde transitar para convertir su emprendimiento en una empresa exitosa.
“Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender.”


Adrian
Mercadólogo web, fotógrafo y diseñador. Desde 1995 manejando un negocio de impresión en todas sus facetas, impresión comercial y publicitaria, rotulación y artículos publicitarios. En el 2007 habrimos este estudio de Mercadeo Web, y en el 2013, junto con mi esposa, abrimos un estudio fotográfico.