Busque una filosofía de trabajo

Como ya mencionamos en publicaciones anteriores, realizar un emprendimiento no es tarea fácil.  Se requiere, aparte de tener una buena idea y haberla estudiado muy bien, tener una fortaleza mental muy alta, que nos permita perseverar y soportar la carga emocional que requiere llevar a cabo un emprendimiento.

Para lograrlo se requiere una fortaleza espiritual, y una seguridad personal que nos permita ir alcanzando nuestros objetivos poco a poco, y que nos ayude a la hora de que las cosas no nos salgan tan bien como las planeamos.  Para realizar un emprendimiento, hay que estar pre dispuesto a soportar el fracaso.
“El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia.
Desde el punto de vista religioso, cada quien tendrá su grupo de valores morales y creencias que le corresponda, y con los cuales se sentirá mejor.  No entraremos a evaluar esto, porque no corresponde.  Pero desde el punto de vista ético, si es importante tener algún sistema sobre el que soportar nuestras decisiones de negocio.  Es por eso que yo, de manera muy personal, recomiendo “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”
Aquí hay un sistema simple que trabaja, expresado en simples palabras y con una base moral bastante atractiva.  Cada uno de los pasos está diseñado para llevarnos en el proceso de construir nuestro negocio.  Es esencial que usted compre el libro y lo lea completo.  De esta forma logrará un entendimiento más amplio.
En esta publicación, se hace simplemente un resumen con énfasis en emprendimiento, con el objetivo de orientar a nuestros lectores.

Sea Proactivo.

La definición de proactividad, según Wikipedia es una actitud en la que el sujeto u organización asume el pleno control de su conducta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias del contexto. La proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer.
El término proactividad lo acuñó Viktor Frankl, un neurólogo y psiquiatra austriaco que sobrevivió a los campos de concentración nazis, en su libro “Man’s Search for Meaning” (El hombre en busca de sentido, 1946).
Posiblemente si usted tiene una o varias ideas y desea realizar emprendimientos empresariales de ellas, ya ha mostrado en alguna medida ser proactivo, sin embargo, debe llevar a buen término esta proactividad.  Esto no siempre significa el crear una empresa de cada idea, pero si significa, al menos, el averiguar si este emprendimiento es posible o no.  El éxito radica precisamente en esto.

Empezar con un fin en mente.

No hay mucho que explicar ya que el título lo expresa claramente, sin embargo, es muy frecuente que en el camino se nos pierda el objetivo que deseamos alcanzar.  Y muchas veces este objetivo cambia y se transforma en las diferentes fases del proceso de realizar un emprendimiento.  Por eso, lo primero que le voy a pedir, es que se compre un cuaderno de notas, y que escriba el fin que desea lograr con su emprendimiento.
Que es lo que queremos, libertad financiera?  Libertad horaria?  Dinero? Cambiar de trabajo o de ambiente?  También, es un fin que debe de ser clarificado desde el principio, y con el fin deseado, debemos establecer la circunstancia o situación que impulsa este fin.  No es lo mismo el emprendimiento iniciado por un recién graduado universitario, que el emprendimiento de una persona que tiene varios años de trabajar en una empresa, como incluso el emprendimiento iniciado en una época más avanzada de nuestra vida.  Todos pueden tener fines comunes, pero motivaciones muy diferentes.
Hay que establecer este fin, y con él su motivación.  Hay que sentarse y escribirlo para tenerlo claro, en un borrador, varias veces en el transcurso de una semana, y tenerlo en esa libreta de apuntes, siempre a mano.
Es importante hacer notar que nuestro fin no puede ser el convertir el emprendimiento en un negocio.  Nuestro fin y nuestra motivación deben de ser otro.  El emprendimiento puede o no convertirse en una herramienta para lograr nuestro verdadero objetivo.  Es posible que tenga que realizar una lista de ideas, que podría convertir en emprendimientos, y luego realizar los estudios para verificar si alguno de estos emprendimiento es viable, y no significa que sólo con la idea y la proactividad, usted pueda crear esto en un negocio.

Primero lo Primero

Es muy usual que pretendamos realizar las actividades, según se nos van ocurriendo en nuestra cabeza, sin embargo, esto provoca en la mayoría de los casos, desorden y frustración, todo por no tener un plano bien definido de los pasos que se deben de seguir.
En la creación de este plano, es que me encuentro con la necesidad de iniciar esta serie de publicaciones, para así tener claro lo que se debe de lograr para llegar a buen término el estudio de nuestro emprendimiento.
Haga una lista de las cosas que debe de realizar, para que de esta forma, usted vaya cumpliendo los pasos según se vayan necesitando.  En nuestro caso, una vez clarificado el fin, el objetivo final que desea lograr, debe de establecer el medio, o sea, el emprendimiento que desea estudiar para lograr sus objetivos.  Una vez definido este emprendimiento, debe de realizar el plan de negocio, lo más exhaustivamente posible, de forma tal que pueda determinar si lo que usted cree pueda ser el medio para cumplir sus objetivos, realimente lo sea, y no desperdiciar tiempo valioso en el mismo.

Pensar en Ganar Ganar

Es sumamente importante pensar en “Ganar-Ganar” en todos los aspectos del emprendimiento.  Tanto en el diseño del producto o servicio, como en la búsqueda de colaboradores, como en el establecimiento del precio y las utilidades que deseamos.
En el mundo de hoy, el éxito de los negocios se basa en lograr lealtad de nuestros clientes, de forma tal que tengamos negocios repetitivos de los mismos clientes.  Si entregamos valor a través de nuestros bienes y servicios, tenemos que cerciorarnos que logremos obtener nuestro pago justo por el mismo.  Pero si cobramos más, por el producto o servicio que estamos ofreciendo, lógicamente no lograremos establecer esa relación a largo plazo con nuestros clientes.  El balance es muy importante para lograr el objetivo de la lealtad.
Es a través de una relación “Ganar-Ganar” que logramos tener colaboradores “con la camiseta puesta”, es decir, que realmente aprecien la empresa.  Muchas veces, la gente no sabe cómo puede ganar a través de una relación de trabajo.  Cómo otorgando valor en el proceso de producción y venta, se genera una ganancia para la empresa que se transforma en ganancia personal financiera, y es nuestro deber como líder de una organización, hacerles ver cuáles son sus aportes dentro del funcionamiento del negocio, que eventualmente se traducen en beneficios económicos para el colaborador.

Primero comprender y después ser comprendido

Esta debe de ser una premisa de vida, pero desde el punto de vista meramente empresarial, es de crucial importancia comprender, antes de salir a la calle a vender, a tratar de que nos comprendan.
Es muy importante determinar si estamos comprendiendo a cabalidad cuales pueden ser nuestros posibles clientes, cual es la solución que les vamos a prestar, cuales son las verdaderas necesidades que puedan tener, donde los puedo encontrar, cómo voy a hacer para comunicarles que tenemos la solución, etc.
Esto sólo lo podemos determinar si realizamos los estudios necesarios para la creación del plan de negocio de nuestro emprendimiento.  No podemos salir a vender (pretender que nos comprendan) si no hemos hecho nuestra tarea (Primero comprender)

Sinergia

Puede ser uno de los conceptos más difíciles no solo de explicar sino de realizar en un emprendimiento dentro de estos primeros conceptos.  A grandes rasgos, significa que el impulso del todo es mayor que la suma de los impulsos de las partes individuales.
Si asistes a la universidad, en los cursos de física se insiste en que la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma, sin embargo, aquí parece haber una ley que rompe los paradigmas físicos establecidos.
Pero es a través de este concepto donde puedes ver la fuerza de la colaboración.  La colaboración entre compañeros de trabajo, la colaboración entre empresas relacionadas, y hasta la colaboración entre competidores. 

Afilar la sierra

Este hábito se refiere a tomarse el tiempo de descanso necesario para poder cumplir de forma regular con todas sus obligaciones.  Se basa en la anécdota del aquel leñador que estaba aserrando el bosque y de pronto alguien que le observaba trabajar le señaló: ” Deberías afilar tu sierra”, y el leñador contestó: “No puedo porque estoy apurado”.
Este concepto debe de ser aplicado no solamente con su propia persona, sino también con el personal que trabaja a su cargo, así como el equipo, que también requiere del mantenimiento oportuno.
Adrian
Mercadólogo web, fotógrafo y diseñador. Desde 1995 manejando un negocio de impresión en todas sus facetas, impresión comercial y publicitaria, rotulación y artículos publicitarios. En el 2007 habrimos este estudio de Mercadeo Web, y en el 2013, junto con mi esposa, abrimos un estudio fotográfico.